Transmisión de PRRS

La transmisión suele producirse por contacto estrecho entre cerdos o por exposición a fluidos corporales contaminados (semen, sangre contaminada por virus, secreciones, agujas contaminadas, monos de trabajo y botas).

Animales portadores
El virus del PRRS produce infección crónica y persistente en cerdos (animales portadores). Es decir, el virus sigue replicándose en individuos infectados durante varios meses. Aproximadamente puede recuperarse virus en el 85 % de los cerdos 100 días después de la infección. Más allá de los 100 días los datos son escasos, pero los investigadores han aislado virus de cerdos infectados en condiciones experimentales 132 días después de la infección (Universidad de South Dakota), 2 de 5 cerdos en el día 150 después de la inoculación (Universidad de Nebraska-Lincoln), y uno de 4 cerdos a los 157 días después de la inoculación (Universidad Iowa State). Las localizaciones principales de persistencia del virus del PRRS son los ganglios linfáticos y las amígdalas. Se ha aislado virus de muestras de «raspado amigdalino» hasta 157 días después de la infección y se ha observado ácido nucleico vírico (PCR) en tejido amigdalino hasta 255 días después de la inoculación. Aun así, no parece que los cerdos estén infectados de forma persistente de por vida y se cree que la mayoría de los animales llega a erradicar la infección.
La persistencia es el rasgo epidemiológico más significativo del virus de PRRS. Los animales portadores representan una amenaza constante de transmisión a compañeros de camada susceptibles e inicio de un brote de PRRS. Por ahora no disponemos de la tecnología para identificar portadores de forma precisa, rápida y barata. Ni la ausencia de viremia ni los niveles de anticuerpos séricos son indicadores del estado del portador. De hecho, algunos animales portadores tienen niveles bajos de anticuerpos séricos, p. ej., < 0,40 M/P en ELISA comercial. Así, la existencia de animales portadores complica enormemente todos los aspectos de prevención y control del PRRS.

Transmisión entre cerdos
La conducta social y las interacciones entre cerdos son importantes en la transmisión directa, en particular el comportamiento agonista asociado al establecimiento del orden social. Normalmente, este comportamiento implica arañazos o mordiscos en los hombros, el cuello y la cabeza y provoca el intercambio de sangre y saliva. En caso de contaminación por virus, estas acciones pueden provocar infección. Otros comportamientos que provocan el intercambio de sangre y saliva, como morder la cola y la oreja, también pueden intervenir en la transmisión.

Transmisión dentro las granjas
Una vez se ha producido la infección, el virus del PRRS tiende a circular dentro del grupo de forma indefinida. Se han descrito casos de eliminación espontánea del virus del PRRS en grupos comerciales, pero en casos aislados. El virus se perpetúa a través de la transmisión de animales portadores a susceptibles introducidos en el grupo por nacimiento o adquisición. Los anticuerpos maternos podrían conferir cierta resistencia inmunitaria a la infección en cerdos recién nacidos, pero se trata de una protección incompleta y de corta duración. En condiciones en las que se mezclan cerdos susceptibles e infecciosos, como en el destete, una amplia proporción de la población podría infectarse rápidamente. En algunos casos, los cerdos escapan a la infección durante un periodo de tiempo prolongado, llegando incluso a observarse seroconversión en cerdas jóvenes en granjas que utilizan reposición de nulíparas en el grupo. La presencia de subgrupos de cerdas o nulíparas susceptibles en grupos de cría con infección endémica explica parcialmente los brotes periódicos de PRRS.

En la figura siguiente se muestran algunos ejemplos de procesos prácticos que pueden promover la transmisión del PRRS dentro de grupos.
Cerda-Cerda Cerda-Cerdo Cerdo-Cerdo
Agujas
Nuevas nulíparas
Material de retroalimentación
Bebederos
Estabulación en grupo
Adopción
Amamantadoras
Adopción
Equipo de procesamiento
Cajas de calentamiento
Parición en flujo continuo


Transmisión entre granjas
La transmisión entre grupos ocurre, pero con frecuencia se detecta demasiado tarde para poder determinar con precisión el origen del virus. El origen principal de la transmisión entre grupos es la introducción de animales infectados. Tras los brotes de PRRS a finales de 1990, el Dr. Scott Dee (Universidad de Minnesota) informó de que, de las 10 granjas encuestadas, 8 habían comprado animales de cría del mismo proveedor. En Francia, se comunicó que el 56 % de los grupos adquirió el virus del PRRS a través de la introducción de cerdos infectados, el 20 % a través de semen contaminado, el 21 % a través de fómites contaminados, y el 3 % a través de fuentes no identificadas.
La «propagación en área», que significa transmisión en ausencia de cualquier origen aparente humano o animal, afecta de forma relativamente frecuente a zonas de alta densidad porcina. En Francia, el 45 % de los grupos infectados a través de propagación en área se encontraba a 500 metros de un grupo infectado y solo el 2 % estaba a 1 kilómetro o más de distancia del brote inicial. El mecanismo o mecanismos de propagación en área no se han identificado claramente. Se pensaba que el virus transmitido por vía aérea era el medio principal de propagación en área, pero los amplios estudios realizados con aerosoles no han demostrado su papel en la transmisión. Se ha demostrado que las moscas y los mosquitos transmiten el virus del PRRS en condiciones experimentales, pero se requieren más indicios para demostrar que los insectos transmiten el virus del PRRS entre grupos en el campo. Debido a su importancia en el control regional del PRRS, la propagación en área es un tema que se está investigando activamente.

Transmisión por especies no porcinas
No está claro el papel de las especies no porcinas en la epidemiología del virus del PRRS. Algunos estudios indican que perros, gatos, mofetas, mapaches, zarigüeyas, ratas, ratones, cobayas, gorriones comunes y estorninos no son susceptibles a infección. Existe evidencia conflictiva acerca de la susceptibilidad de especies aviares al virus del PRRS. Se ha recuperado virus del PRRS de mosquitos y moscas domésticas capturados en instalaciones porcinas, pero está por determinar el papel de los insectos en la epidemiología del virus del PRRS. En conjunto, los cerdos infectados y el semen contaminado por virus son las fuentes principales de introducción del virus del PRRS en grupos.